,

#SAYMOVIES Valerian y las Bellezas extraterrestres

Manda tus recomendaciones de cine a #SAYMOVIES

Por. León Cuevas

Cuando se trata de una película de Sci-Fi y más si es algo inter planetario, existe un pequeño gran problema: se debe narrar todo un universo con sus códigos e idiomas en tan solo dos horas. A veces ese tiempo no basta y la película debe multiplicarse en segundas partes o sagas completas. Pasó en los años setenta con Star Wars, que poco a poco, cual Roma, fue construyendo un imperio que describe un universo y un lenguaje que ahora ya son universales, incluso icónicos. Lo mismo pasa con sagas como Alien, Star Trek, Final Fantasy, o en cintas únicas que juegan a lo futurista o a lo intergaláctico como Blade Runner, El juego de Ender, Aeon Flux, Brazil, Planeta salvaje, Solaris, entre otras más.

Ya hace tiempo que se venía anunciando la película Valerian y la ciudad de los mil planetas, en trailers, comerciales por internet o en carteles por la ciudad. Al ver la cinta uno puede pensar que se trata de otra más de temas espaciales, los cuales no son tramas demasiado construidos, pero como menciono antes, intentan describir un universo creado en 120 minutos. La premisa, como en varios filmes, recurre a que la humanidad es un asco tanto en la Tierra como en el espacio. Pero para ir entendiendo la trama, la cual se explica en su totalidad en la última media hora, uno va enredándose o descifrando las pistas demasiado predecibles.

Entonces ¿qué ofrece Valerian ante tramas más complejas como la de El quinto elemento, Guerra de dos mundos (versión original), Metrópolis o Star Trek?  En parte lo que ofrece toda cinta de Sci-Fi, una extensa gama visual, de cierto modo lo visual pesando muchas veces sobre la misma trama. Valerian contiene un sinfín de mundos muy bien pintados, cada uno con sus reglas y sus seres que los habitan. Pero esta cinta muestra también una pasarela espacial, es decir, que hay cierto poder de la belleza femenina en extraterrestres. Empezando porque una protagonista es Cara Delevingne, que es guapísima pero al mismo tiempo pareciera venir de otro planeta. Su contraparte es La emperatriz Haban Lamaï (Elizabeth Debicki), una extraterrestre que gobernaba un planeta extinto o supuestamente extinto, ya que pese a su forma diferente, refleja una enorme belleza, como si estuviera hecha de perlas.

Como si no fuera suficiente, aparece la cantante Rihana como uno de los personajes, que tanto en su figura humana como en su figura alien, siempre es seductora, tratando de mostrar que la verdadera forma y el ser auténtico siempre serán la esencia de lo hermoso. El concepto de una belleza alienígena se vio en El quinto elemento, cuando Sarah Brightman presta su voz para dar vida a una cantante de otro planeta que tenía una canto prestigiado en varias galaxias. Así que aquí el director Luc Besson repitió el esquema que hizo justo cuando estuvo a cargo de la realización de El quinto elemento. De hecho hay muchas estructuras visuales que pueden asimilarse entre estas dos películas, en primera ese toque francés, elegante, inconfundible de su estilo.

Si te ha gustado mi nota, no olvides dejarme un comentario en mis redes sociales o aquí mismo.

¡Saludos!

Por. León Cuevas

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *