,

#SayNews: La danza del fluir en la esencia de Alfonso Espriella

Noticias, estrenos, música y ¡MÁS! entérate de todo por #SAYNEWS

Por @LAPROFECAMILASA   

Alfonso Espriella, músico solista bogotano, con 4 discos al lomo, múltiples experiencias, y resistencias. Habló con nosotros y demostró que el despertar del espítitu y la conciencia son necesarios en la música y la vida. La espitirualidad, la conciencia, el fluir, el aquí y el ahora, la danzas, la naturaleza y el cosmos han hecho parte de su carrera y de la transmisión de sentimientos y emociones que nos ha dejado.

Su último, y más reciente trabajo Todo empieza ahora, retumbará el próximo lunes 20 de Agosto, a las 2:25 pm en el escenario Lago del Parque Simón Bolívar, en la ciudad de Bogotá. Esta es la segunda vez que Espriella pisa la tarima del festival de rock gratuito más grande de Latinoamérica.

Y Esta fue la energía que fluyo en la entrevista:

LA PROFE: Todo empieza ahora es tu cuarto disco, el cual hace un llamado a la catarsis individual humana, y a algunos derechos conexos. En la situación actual de la música, la humanidad y nuestro país Colombia. ¿Qué significa tu disco?

AE: Toda mi música habla sobre el tránsito interior que vive el ser humano entre la oscuridad y la luz, la confusión y la claridad, el miedo y el amor. Cada canción está hablando de algún punto en ese continuo de experiencia. Yo lo veo como el camino de la conciencia, de crecer interiormente. También desde el nombre del disco y a lo largo de varias canciones hay un llamado, que es el llamado de muchos maestros y tradiciones espirituales, a vivir el presente; a arraigarnos en el aquí y ahora.

LA PROFE:¿Cómo están vinculadas las palabras  “cosmos, naturaleza y danza” es este trabajo  discográfico que lanzaste el año pasado?

AE: Creo que cosmos y naturaleza son lo mismo: son el vivir esencial de las cosas tal como son. Y en la medida en que aprendamos a aceptar y alinearnos con eso (con “la vida tal como es”) nos hacemos parte de esa danza cósmica – natural. Es un estado anhelado: el poder entrar en esa danza, dejando que la vida nos mueva como ella quiera, en lugar de vivir resistiendo y forzando las cosas para que se amolden a nuestros deseos personales

LA PROFE: ¿Cómo fue la participación de Alvin Schutmaat en el disco?

AE: Fuimos co-productores en 6 canciones del disco. Juntos terminamos de confeccionar arreglos, algunas melodías y dirección final de las maquetas que yo había trabajado durante algún tiempo.

LA PROFE: ¿Desde siempre has sido un músico independiente? ¿cuáles son los retos más grandes de ese proceso?, ¿te has resistido a un gran sello?

AE: Sí. Conseguir la financiación para cada disco y el tener yo solo toda la responsabilidad de cada departamento de trabajo (el musical, la prensa, los shows, las redes, etc.). No. Sencillamente nunca se ha presentado la oportunidad de trabajar con un mayor (excepto en el 2011 cuando EMI  distribuyó mi segundo disco “Anima“, pero esa fue una alianza sencilla y poco comprometedora).

LA PROFE: La música y las artes en general siempre se han asociado a una de las consecuencias que implica la industria, y es la depresión. ¿Te ha tocado en algún momento?, y si es así ¿cómo se ha visto evidenciada, o cómo la has enfrentado?

AE: Es importante entender que depresión no es estar triste, ni adolorido, ni achantado, ni “bajoneado“. Es un estado muy difícil de afrontar que implica una sensación de estar “muerto en vida”, sin vitalidad, sin motivación, casi que sin sentimientos; como seco por dentro. Y sí, sí lo he vivido y ví que una clave era no resistirlo. No pelear contra el estado que se está teniendo. Dejar que nos habite sin juzgarlo, sin juzgarnos, sin culpabilizar a nadie ni a nada, incluso sin analizarlo.

Sólo entrando en ese difícil lugar, podemos, sin resistencia, pero con mucha conciencia. Observándolo, sintiéndolo, pues aquello de lo que logramos ser consientes sin resistir, se mueve, fluye, incluso sede y nos suelta. Es nuestra resistencia a los estados, lo que los mantiene anclados a nosotros.

LA PROFE: Tu canción Siddartha hace alusión al budismo de alguna manera. En ese orden de idea, ¿crees en esa religión?, o ¿en qué crees?

AE: Creo que la espiritualidad ha de ser un proceso de despojarnos y liberarnos de las creencias. Una creencia no es más que una postura mental. Puede haber millones. Pero lo que anhela el corazón, que es encontrar la felicidad, el amor, el espíritu, el alma de las cosas.. está más allá de la mente, y por ende de las creencias. Lo mejor que puede hacer la mente es formular buenas preguntas; preguntas profundas. Pero no es ella (la mente) quien encuentra las respuestas. Esas “respuestas” vienen de otro lugar, de otra dimensión. De modo que las creencias, pueden ser más un obstáculo que una ayuda en la búsqueda interior o en la búsqueda espiritual.

No me identifico como perteneciente a ninguna religión (ni el budismo, así le haga un  reconocimiento al Buda en la canción Siddhartha), pero en el inicio de cada religión hubo un maestro, un ser que despertó (la palabra “Buda” significa “el despierto”) y que tiene una guía para ayudarnos a los demás a despertar. Esa guía es como un dedo que apunta a la luna. El problema con la religión es que todos terminamos enfocados únicamente en el dedo.

LA PROFE: Eres un artista demasiado reflexivo y espiritual, que sin embargo en sus producciones  presenta sonoridades oscuras. ¿Cómo se equilibra esa balanza de sensaciones?

AE: Si, buen punto. No sé bien por qué siempre he resonado con la música oscura, que está cercana a la sombra, al dolor. Puede ser una manera de catarsis. De darle voz a esos lugares difíciles, precisamente para que se muevan y no se estanquen en nuestro sistema. Mucha gente habla de “música depresiva” cuando se refiere a muchas de mis bandas favoritas. Pero para mí no es depresiva. Me conecta incluso a una noción profunda de la belleza. Creo que visito esos lugares con la música. Pero en mi vida personal no me creo una persona “oscura”. Quizá soy más como me describes en tu pregunta.

LA PROFE: ¿Qué despertar de conciencia deberían tener quienes integran  la industria musical colombiana?

AE: Como yo entiendo el “despertar espiritual“, es algo que deseo a todos los seres humanos, trabajen donde trabajen, o hagan lo que hagan. Es un acercamiento o un “unirnos” a nuestra propia esencia. A lo que somos, más allá de nuestras creencias, juicios, condicionamientos

LA PROFE: El sexo, la música y la religión mueven el mundo, ¿cuál sería el despertar de conciencia en ese sentido?

AE: Muchas religiones han sido enemigas del cuerpo y del sexo. Esto crea represión, culpa, vergüenza y tabú. Cosas poco sanas. Quizá estas religiones podrían empezar a conversar con otras tradiciones como el tantra donde se le da a la energía sexual otra connotación, y se la ve incluso como algo sagrado; que canalizado de ciertas maneras, puede llevar a profundos estados de conciencia expandida. Este diálogo podría producir algo mucho más sano para la humanidad.

En nuestro caso personal como individuos, creo que puede ser bueno afinar mucho la conciencia para quitar barreras o prejuicios que podamos tener en esta área y a la vez saber con qué expresiones sexuales nos sentimos bien (esto puede ser distinto para cada persona), y vivir lo que sea que se sienta acorde a nuestro Ser. Sin juicios por un lado y sin causar sufrimiento (en nosotros o en otros) por el otro.

LA PROFE: ¿Crees que a estas alturas de tu carrera musical tienes lo que mereces?

AE: La verdad no sé qué merezco. Creo que lo mejor es entender que la vida y el camino son como son y no hay errores.

LA PROFE: ¿Estás de acuerdo con haber tenido que aplicar a la convocatoria de Rock Al parque 2018, cuando perfectamente podrías ser convocado como invitado, debido a tu recorrido musical y reconocimiento a nivel distrital y nacional? ¿qué opinas al respecto en ese sentido?, ¿cada cuánto tendría que repetir tarima un artista en el festival o en qué momento no tendrían que aplicar a la convocatoria?

AE: De nuevo, la realidad tal como es. Si no creo que me vayan a invitar y quiero tocar, pues me toca la vía de la convocatoria. Y no tengo problema con haberlo hecho (aunque otra gente sí tiene ese problema y piensa que por mi trayectoria no debería estar ahí).

Pues no sé. La norma de poder aplicar cada otro año me parece que no está mal.

LA PROFE: La primera imagen que viene a tu mente de Rock al parque 2013

AE: Totó la Momposina cantando en ese escenario con nosotros, a eso de las 9 pm.

LA PROFE: En esa oportunidad presentaste tu versión de El pescador, junto a su cantautora original “Totó La Momposina”. ¿Qué tal esa experiencia? ¿Qué ha pasado con tan hermoso documental?

AE: Hicimos un cortometraje sobre esa experiencia que se proyectó durante dos meses en todas las salas de Cine Colombia del país. Creo que esa fue la cúspide de todo ese proyecto junto a Totó.

LA PROFE: ¿Cómo ha cambiado el festival desde tu perspectiva estos cinco años para mal y para bien? ¿Y cómo has cambiado tú como artista?

AE: EL festival me sigue pareciendo algo igual de vacano.

En cuanto a mí como artista, me he relajado mucho en cuanto al performance, lo cual asocio a tener una confianza mucho mayor que hace 5 años. Hoy en día disfruto mucho más (y cada vez más) el estar en el escenario y esto hace que toda la experiencia sea mejor a todo nivel.

LA PROFE: ¿Por qué decidiste titular teatro a tu más reciente sencillo?, ¿no es un arma de doble filo al contrastarlo con la letra, los sonidos y la imagen que se muestra en el lyric?

AE: Los versos de la canción hablan de esa parte de nosotros que busca la aprobación en el mundo exterior, en el otro (la validación, el amor, etc.). Este aspecto nos convierte en actores que dejan de ser auténticos (casi siempre de manera inconsciente) para convertirse en lo que creen les va a traer dicha aprobación o dicho amor. Por esto la canción se llama teatro.

LA PROFE: ¿Qué hace falta para equilibrar la balanza de Alfonso Espriella, musicalmente hablando y como ser humano en 2018?

AE: La pregunta presupone que mi balanza está desequilibrada, jeje. Y bueno, puede que sí. Puede que me falte más conexión conmigo mismo durante una aún mayor parte del tiempo, en mi cotidianidad, para salirme cada vez menos de mi centro.

Por @LAPROFECAMILASA   

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *