,

#RumboArockAlParque Mi primera vez en ROCK AL PARQUE.. ¡Inolvidable!

Noticias, estrenos, música y ¡MÁS! entérate de todo por #SAYNEWS

Por @LAPROFECAMILASA 

Me acuerdo que la primera vez que asistí a Rock Al Parque, no sabía absolutamente nada, escasamente de lo que había visto en las transmisiones de Canal Capital o sobre lo que me contaban amigos y mi hermano.

Esa vez fui con él, mi hermano, aficionado al metal puro y duro, y su parche. Aunque yo había planeado con unos cuantos amigos de estilo más bien indie y alternativo encontrarnos a la entrada del parque (los que han venido a Bogotá, y han asistido al parque Simón Bolívar, podrán referenciar los marcos amarillos sobre la 63).

Mi hermano tiene un leve parecido al bajista de Soundgarden, en esta foto.

Salimos de casa, y como el inicio del festival, en su primer día y por tradición es de metal, decidí irme lo más “darks” que pude, primero recogimos  a una amiga suya y yo sentía que hacía mal tercio. Ella, era también amante del metal, pero se podría definir como algo posser.

Decidimos irnos en Transmilenio, que era la forma más rápida de llegar al Parque Simón Bolívar, porque habíamos salido tarde y entre más tarde, las filas son más congestionadas. Nos bajamos en la estación del mismo nombre (Simón Bolivar), y caminamos por toda la vía del tren hasta llegar al parque.

Cuando llegamos hicimos la respectiva fila, pero esa vez, no sé si fue por la hora, no hubo sino un filtro y la requisa fue normal, sin hacernos quitar los zapatos, ni nada. (La siguiente vez que fui pasé por tres filtros y en todos me hicieron quitar las botas, con una buena requizada) 

Finalmente entramos, la cantidad de gente era abrumante, nos encontramos con otros amigos de mi hermano, y nos dirigimos a uno de los tres escenarios, a Plaza (que normalmente es donde se presentan las bandas más esperadas, para identificarlo, allí hay gradas, y es el más grande) vimos un par de bandas y nos movilizamos a otro escenario Bio, luego, comenzó a llover (lo cual puede suceder así que váyase preparado), y nos dio ganas de ir al baño. Cerca del escenario Eco, hay unos baños móviles dispuestos, pero eso sí prepárese para encontrarse con la peor imagen, aguántese y haga en un arbolito).

Luego, fuimos a la zona de comidas y nos antojamos de absolutamente todo, pero nos decidimos por lo que nos decía nuestro bolsillo, que eran unos perros o un chorizo. Pero en fin, variedad de comida es lo que va a encontrar, ahorre, pida prestado y lleve de 10.000 en adelante, o váyase con la barriga llenita, para aguantar hasta que regrese a casa. Si quiere encontrar bebidas alcohólicas, no lo va a lograr, sólo cervezas ligth y si no de cualquier manera va a ver vendedores ambulantes que ruedan y ruedan por el parque, así que no se preocupe, pero sea responsable.

Continuamos con nuestro recorrido, y para esa hora me rendí de haber andado por todo el parque tratando de encontrar un lugar donde el celular tuviera señal, así que me rendí de parchar con mis amigos. Y decidí disfrutar la experiencia junto a mi hermano. Lo acompañé a ver en el escenario Bio a uno de los guitarristas más grandes del metal, Zac Wylde de Black Label Society y me perdí una de mis bandas favoritas: Aterciopelados (suele suceder que hayan dos grandes presentaciones al mismo tiempo, divídase y corra, o elija a uno sólo y vaya con tiempo al escenario donde va a dar su show), pero lo disfruté y cabecié con gusto.

Tras eso, fuimos al cierre en el escenario Plaza. Allí mi hermano sí estaba decidido a hacer parte del pogo, (que si ud no lo sabe, es una especie de baile que hacen los metaleros en forma de circulo, al ritmo de la música, sacando toda la energía que los guturales, los bajos y las baterías doble pedal producen, en un movimiento casi parecido a correr pegándose unos a otros). Para ese momento, mi hermano pese a ser menor que yo, no me descuidó ningún momento y alternó en ir con su amigo, (pues a veces sin querer personas inexpertas como yo, en este arte del pogo, las incluyen y salen moraditas. Sin embargo la cultura del pogo, tiene como ley dejar descansar al cansado y levantar al que se cae.

Al finalizar esa descargar de energía metalera, era momento de irnos, caminamos de vuelta a la entrada de la calle 63, y a nuestro paso basura por doquier y cientos de carabineros montados de sus caballos para la seguridad de quienes salimos.

Pensábamos tomar un bus de vuelta a casa, pero comúnmente a esa hora, 10 pm, muchísimas personas salen a movilizarse. Así que ármese de paciencia para esperar, y soporte los buses llenos o, o tome un taxi (si puede llámelo, o pídalo para que sea más seguro) y váya preparado económicamente para la tarifa que marque hasta su casa, vaya en combo para mayor seguridad, o aproveche para hacer ruta, si es que a uno de sus amigos lo recogen.  Si no, también está la opción de ir en su carro y pagar lo de todo un día.

Los parqueaderos cercanos y dispuestos son: Parque El Lago, el Palacio de los Deportes, en el IDRD, en la Biblioteca Virgilio Barco, en las sedes del PRD y el UDS, en el Parque Simón Bolívar, en Artesanos y en Salitre Mágico. (El parqueadero de la Unidad deportiva el salitre es un hit, no cobra y su carro estará seguro, eso sí trate de salir la menos 10 ó 15 minutos antes de finalizar el concierto).

Afortunadamente regresamos a casa, juntos en un taxi, cansados pero felices. Llegamos a comer demasiado, a hidratarnos y dormir. Y yo feliz de mi primera vez en el festival de rock, gratuito y abierto a toda clase de público, más grande de Latinoamérica.

si te intereso mi experiencia y quieres que dedique otro articulo por favor comentalo en mis redes sociales.

Por @LAPROFECAMILASA

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *