,

Tricolor del cine mexicano

Manda tus recomendaciones de cine a #SAYMOVIES

Por. León Cuevas  

Esta nota estará dividida en tres colores, para contemplar la situación actual del
cine mexicano: verde, blanco y rojo, cual trilogía de Kieślowski.

Comenzamos con verde y encontramos un paisaje devastado, las películas
mexicanas que más se comercializan son las de comedia basura, los melodramas
baratos y las de guiones patéticos, es el imperio donde abundan Martha Higareda,
Silverio Palacios, Bárbara Mori, Eugenio Derbez, Eduardo España y Luis Gerardo
Méndez, entre otros. El plano que describe a un México fársico, banal y con una
creatividad escasa es el culpable de que se considere al cine mexicano como una
basura total, que por desgracia es un estigma antiguo. Ha habido títulos que de
verdad encabezan a un México decadente y frívolo, Cansada de besar sapos,

Nosotros los nobles, No manches Frida, son algunos de los que merecen hasta
ser apedreados. Estos siguen la tradición, que lamentablemente ha sido larga, de
películas mexicanas baratas, cargadas de vulgaridades, que exhiben un lenguaje
corriente y la onda del “wey”, como lo máximo. Así, durante años, ha habido
comedias más estúpidas que los guiones del Chavo del ocho, La risa en
vacaciones es un ejemplar de este legado poco profundo.

Continuamos con blanco y vemos un disparo internacional, México ante los
ojos del mundo. Si bien, de pronto hubo destellos que le dieron un giro a ese
estigma del mal cine mexicano, esos destellos hicieron dudar a muchos
espectadores sobre su concepto arraigado. Amores perros, en el 2000, fue un
ejemplo. Las miradas del país voltearon hacia esa cinta. Pese a que existían ya
otros destellos como antecedentes: Cronos, de Guillermo del Toro; La ley de
Herodes,de Luis Estrada; o Elisa antes del fin del mundo, de Juan Antonio de la
Riva, la película de Amores perros marcó una etapa, era un equipo peculiar:
Iñarritu como director, Guillermo Arriaga como guionista y un tal Gael García como
uno de los actores principales, actor que poco después saltaría a la fama. Resulta
que a partir del 2000 comenzaron a llover los premios para México. Subió al
peldaño de la gloria la triada famosa de Alfonso Cuarón, González Iñarritu y
Guillermo del Toro. Pero también otros comenzaron a conquistar no solo a
Estados Unidos sino a Europa y Asia, como Carlos Reygadas (que algunos
todavía discuten si su trabajo es bueno o no), Luis Estrada que continuó su
trilogía con El infierno y La dictadura perfecta (que fue la más flojita de las tres) y
Arturo Ripstein manteniéndose como un genio nadando en la superficie.

Terminamos con el rojo, un plano en donde encontramos a las mejores
películas del cine nacional, pero que son casi desconocidas, lo que podría
llamarse el cine de arte mexicano, el cual se exhibe solo en la Cineteca Nacional
o, si tiene suerte, se presenta un día en las salas de Cinépolis o en muestras
internacionales de cine. Verdaderas joyas que retratan a un México profundo y
alejado de la vulgaridad, que plasman la crudeza de nuestro país, de la cual
muchas veces nadie quiere hablar. Cintas inéditas como Mezcal, Güeros, El
mago, Cefalópodo, Cuentos de hadas para dormir cocodrilos, Las horas muertas,
Heli, Noticias lejanas, Las hijas de abril, entre otras, desfilan en esta alfombra roja
subterránea. El cine independiente y la legión de los cortometrajes muchas veces
pueden entrar en este color rojo, obras que son premiadas en otros países
mientras que en México pasan desapercibidas.

¿Y qué sucede con otros géneros como la animación mexicana o el cine
experimental de México? Esperen mi próxima nota y les hablaré sobre eso. Por lo
pronto, no olviden dejarme un comentario aquí o en mis redes sociales, también
pueden pedir informes a los teléfonos 56063839 o al 56069002, de la Casa de
Cultura de Tlalpan, por si están interesados en mi taller de “Creación de blog” para
escribir notas de internet.

 

Por. León Cuevas  

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *