,

#SAYMOVIES: Lady Bird y el mundo de los raros

Manda tus recomendaciones de cine a #SAYMOVIES

Por. León Cuevas  

El protocolo de vida en los adolescentes de Estados Unidos es algo ya muy conocido, pero a veces hasta lo más repetido se puede contar de manera interesante, todos pueden tener una buena idea o varios la misma, pero el chiste es como se cuenta. El ejemplo más claro lo tiene la película Lady Bird, escrita y dirigida por la actriz Greta Gerwig.

La trama es sobre una chica que se llama Christine pero todo el tiempo dice llamarse Lady Bird, va a una escuela católica y se desenvuelve como una chica incomprendida que además desea alejarse de su hogar y de su manipuladora madre, pese a que se lleva bien con ella. Nuestra protagonista va conociendo al grupo de los populares en su escuela y se integra con ellos a partir de lucir una personalidad extraña pero sociable. Sucede un típico cliché en donde abandona a sus amigos originales para irse con estos populares y terminar decepcionada.

La película está marcando tantos clichés intencionales, que en realidad lo que propone es ser una especie de anti cliché. Como lo mencioné antes, el protocolo de la vida adolescente estadounidense es algo muy conocido; el baile de graduación, la primera cita, la manera de ligar, los romances, las amistades distribuidas en el salón, la clásica chica rara y cool que tiene como mejor amiga a una gordita gris, el clásico patán con pose de pseudointelectual.

Por otro lado el esquema clásico de las familias en Estados Unidos, con cierta falta de comunicación entre ellos y algunas que viven en un límite entre lo bien y la pobreza, anhelando tener un mejor sueldo o una mejor casa. Ante todo esto y a la imagen creada de Lady Bird como esta “única y diferente” que toda chica desea ser, la película se desarrolla entre lo cómico y lo trágico, de un modo bastante
ameno, para dejar un climax y un final intrigantes. Lady Bird vuela fuera del nido para encontrarse en otra ciudad a su verdadero yo, para saber quién es en realidad fuera de la High School católica, fuera de la familia y lejos de todo, ahí es cuando los problemas de adolescente terminan para encontrarse con los verdaderos problemas existenciales.

Un elemento que hace grande a esta cinta es que Christine, o Lady Bird hace un hincapié a modo de sutil crítica, sobre esta moda en las adolescentes por querer ser la rara del grupo, una postura la cual muchas veces es tan fingida que se vuelve ridícula. Una imagen fabricada la cual se inspira en artistas que van desde Kurt Cobain hasta Hayley Williams, pasando por arquetipos estilo la Harley Queen de Suicide Squad. Lo raro es moda, siempre lo ha sido, pero cuando vivimos en un mundo donde todos luchan por ser raros, el término está en peligro de extinción.

Comenten o reclamen si es que se sienten tan únicos y diferentes como Lady Bird, y no olviden que si están interesados en mi taller de “Pintura experimental”, pueden pedir informes a los teléfonos 56063839 o al 56069002, de la Casa de Cultura de Tlalpan.

Por. León Cuevas  

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *