,


#SAYMOVIES La estrategia de Roma

Manda tus recomendaciones de cine a #SAYMOVIES

Por. León Cuevas  

Mientras discutimos que si Roma es o no una película buena, Cuarón ya cuenta sus billetes y sus premios. Estamos seguros de que si su más reciente cinta hubiera sido exhibida en los Cinépolis y Cinemex, habría pasado sin mucha pena ni gloria, o tal vez quedaría como la nueva película de Alfonso Cuarón que ahora es experimental tirándole al cine de arte, sería su “Birdman”. Pero ¿qué sucede? Es enero y se sigue hablando de Roma, desde debates profundos hasta memes para burlarse de Galilea Montijo. ¿Por qué?

Para mí, Roma es una película más, no es mucho ante otras cintas mexicanas del año como Los adioses, Ayer maravilla fui, Ana y Bruno, Beyoneta o Sueño en otro idioma, películas que por cierto quedaron un poco en el olvido pero que con menos presupuesto dieron mucha más propuesta que Roma. Si bien, antes de continuar es mejor que me olvide de opiniones personales o gustos.

¿Cuál fue entonces la estrategia de Roma para trascender? Olvidemos lo de ver que Yalitza Aparicio representa a la belleza indígena y marginada en la sociedad media o alta de México. La belleza indígena y la marginación se matizan desde películas antiguas como Macario. Esta apreciación es como valorar el primer plano básico en cualquier obra de arte. Roma tampoco sobresale por su filtro en blanco y negro, algo innecesario, pues hacerla así para revivir los recuerdos de la infancia de Cuarón estuvo de más, aparte de que en los setenta ya habían transmisiones a color. Tampoco trasciende por la maravillosa recreación de la capital en los años de Echeverría, con el Teatro Metropolitan y la Alameda Central o la versión más retro de la Colonia Roma, no es de sorprendernos ya que estamos ante el director de Gravedad e Hijos del hombre, los efectos visuales más la fotografía ya es algo dominado por él. Roma mucho menos es una película que sobresalga por su simbología, pues son tomas muy choteadas o referencias a Federico Fellini (tan solo, no olvidemos que Fellini también tiene una película llamada Roma, qué casualidad).

El motivo por el que Roma ha trascendido es nada más y nada menos que por la estrategia mercadotécnica a la que apostó Cuarón: marcarla como una película marginada y anunciarla como algo casi prohibido que los cines no quieren pasar (más que en algunas salas y en pocos horarios, incluyendo Los Pinos), para que al final resultara ser una película pagada por Netflix fue lo que armó todo un Circo Roma-no que está posicionando fuerte a Cuarón. Pero bien, podemos verlo desde el otro lado de la moneda y decir “Ok, qué bueno que le resultó a Cuarón y continúa el boom del cine mexicano en el mundo”. Sí, en lo personal me parece un detalle bueno y me gustaría que el Oscar a la mejor actriz se lo lleve Yalitza Aparicio, aunque ya dije que me debo despojar de la opinión personal. A lo que voy es que existieron mejores películas mexicanas este año las cuales no han sido tan premiadas y el jugarle al director de arte, Cuarón compite contra otros titanes que ya llevan práctica en eso como Carlos Reygadas, Alonso Ruizpalacios o Amat Escalante, quedando por debajo de ellos.

Tampoco estoy diciendo que Roma sea una mala película, hay cosas que elogiarle, entre ellas dos: una es la construcción del personaje Cleo (Y. Aparicio) que es redondo. Más allá de ser la sirvienta en el país de los olvidados, ella representa como tal a la ausencia, también a la ausencia de pareja que viven las mujeres en México. La otra son las referencias a sus otras películas, como Gravedad cuando transmiten una película de astronautas en el cine, o como cuando sucede el Halconazo y a Cleo se le rompe la fuente, es una referencia a Hijos del hombre, o cuando está en la alcoba con su compañera de trabajo y apagan las luces para prender unas velas, es una referencia a La princesita. Todos esos guiños son algo bonito.

Pero en conclusión, Roma es lo que es más que nada por su estrategia publicitaria que por su profundidad y eso es un poco triste, pues se podía esperar más y al final tuvimos un argumento predecible, resultados algo pobres y clichés sobre una cinta sobrevalorada. En fin, sin ser tan pesimistas, qué bueno que en Netflix haya algo mexicano bien hecho y no solo series de Luís Miguel, Juan Gabriel o de Narcos.
No olvides dejar un comentario para saber si estás o no de acuerdo conmigo y puedes también opinar tu análisis de la cinta.

Por. León Cuevas  

What do you think?

6 points
Upvote Downvote

Total votes: 6

Upvotes: 6

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *