,

#SAYMOVIES El efecto Kubrick

Manda tus recomendaciones de cine a #SAYMOVIES

Por. León Cuevas 

Revivir a los clásicos ha sido siempre una motivación en el mundo del espectáculo; el homenaje, la reinterpretación, el uso de imágenes icónicas o las mesas redondas en torno a un autor simbólico han sido parte del cine, el teatro y los eventos culturales. Desde el 19 de agosto, para concluir este 17 de septiembre, se estuvieron proyectando en Cinépolis y en la Cineteca Nacional, varias de las películas del director Stanley Kubrick.

Pero ¿por qué tanta fiebre por Kubrick? La respuesta inmediata es que acaba de estar su exposición en la Cineteca Nacional, la cual causó bastante expectación. La otra es que, sí, Kubrick aportó muchísimo al cine y se está conmemorando su muerte ocurrida en 1999. Pero queda la incógnita que puede especular una intriga, tal vez el ciclo de este director abra la oportunidad a otros nuevos directores, sería genial que Cinépolis hiciera esto con otros íconos, que existiera un ciclo de Buñuel, de Hitchcock, de Kurosawa (para quien tenga paciencia de aventarse uno de él). O bien, ciclos de directores aún vivos. Esperaríamos con ansias, por ejemplo, un ciclo de Tarantino, de Woody Allen, de Guillermo del Toro, de Polanski, o ahora que se aproxima también su exposición en la Ciudad de México, un ciclo de Tim Burton.

Pero, aún existe otro interrogatorio sobre lo que vamos a llamar en esta nota “El efecto Kubrick”, y empieza con la pregunta del principio: ¿por qué hubo de pronto tanta fiebre por Kubrick? Más allá de su exposición, ver una película de este director está al alcance de todos, en Internet o con la compra de DVDs y Blue Rays, que todavía hay a quienes les gusta adquirir estos objetos de colección. Entonces la moda Kubrick no es nueva, siempre entre los cinéfilos va a estar Naranja Mecánica, Odisea en el espacio o El resplandor, entre sus favoritas (a menos que sean demasiado posmo y solo vean cine europeo o cine de arte muy underground).

Y como si no fuera todo, existen muchos cine clubs independientes, en los que exhiben sobre todo a Jodorowsky y a Kubrick. Así, si la moda por este director ya era grande, ¿qué es lo que provocó El efecto Kubrick? Una buena razón podría ser esta: que la mayoría del público en este ciclo fue gente muy joven, precisamente público que no vivió en carne propia cada estreno del director.

Para algunos veteranos noventeros como yo, que estamos en la flor de nuestra chavorruquez, aún nos tocaron estrenos como el de “Ojos bien cerrados” o algunos, aún más veteranos, estuvieron en el estreno de “La chaqueta metálica”, también conocida como “Cara de guerra”. Pero a las nuevas generaciones no les tocó nada de eso, por lo que estar en una sala de cine viendo una de sus películas podría parecerles un estreno, olvidando por un instante que se trata solo de un homenaje. La sensación de revivir lo clásico y la nostalgia son eso, crear un simulacro de que los genios que se fueron aún están vivos, más allá de estar vigentes en nombre, están aún entre nosotros.

Sin embargo y para cerrar esta nota, el ciclo de cine estuvo un tanto incompleto, al parecer omitieron varias de sus películas como Lolita, Espartaco, ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú, entre otras. Entonces, para quienes no indagaron más sobre el director y no pudieron ir a su exposición, se quedaron con un panorama muy corto, Kubrick se les redujo a solo 2001, Odisea en el espacio, Naranja mecánica, El resplandor, Barry Lyndon, Cara de guerra y Ojos bien cerrados. De esta manera, a todos aquellos que no conocían a Kubrick se les invita a ver otras de sus películas, incluso podrían armar sus propios cine clubs, tal vez con el nombre de “El lado B de Kubrick” o “Lo que no se vio de Kubrick” y si encuentran un buen espacio para proyectar, creo que pegaría, incluso podrían hacerlo muy romántico, proyectando en alguna plaza pública al estilo “Cinema paradiso”.

Por mi parte es todo, espero que puedan dejarme sus comentarios aquí o en mis redes sociales. También si están interesados en cómo escribir notas para internet, daré un taller en la Casa de cultura de Tlalpan llamado “Creación de blog”, informes al 56063839 o al 56069002. Estaremos pendientes de que así como con este director, se abra un ciclo de Tim Burton a partir de su próxima exposición en Ciudad de México y veremos ahora qué tanta fiebre puede despertar y si, tratándose de un director vivo, puede superar al Efecto Kubrick.

Por. León Cuevas 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *